Balance al final del día

Al final del día nos ponemos en presencia del Señor y hacemos un balance de lo que si hicimos bien y agradamos a Dios y de lo que de pronto no hicimos y que Dios nos estaba pidiendo hacer, fallándole por omisión